Reflexiones sobre un problema de Cultura y Convivencia Social…


Por: Delfín Martell G.                                                                                                                       
Sin lugar a dudas el problema del servicio de transporte y su conexión cultural y social en el estado Carabobo es un verdadero dolor de cabeza. El vecino que utiliza el transporte público –en especial en el Municipio los Guayos- debe salir dispuesto a exponerse al escarnio, irrespeto y  continua vulneración de sus Derechos Humanos.
El día de ayer miércoles 20 de junio –y por mera necesidad- me vi forzado a utilizar el transporte público y en especial el servicio que presta la línea “Las Agüitas” de retorno del centro; hacia la ya mencionada Urb. Popular.
El escenario… 
las unidades se desplazan a exceso de velocidad, el colector -algunos de estos ciudadanos- de forma grosera te incitan a compactarte como sardinas en lata. Ah… si un usuario les sugiere que por favor ¡NO CORRAN! En el mejor de los casos te ignoran, pero algunos de estos trabajadores, que prestan un servicio publico; deben entender que el usuario no tiene injerencia en el costo valor o costo del servicio” y créanme… esa es la razón por la cual atropellan, mal tratan y en algunos casos -como el que me vi forzado a vivir- generan entre dos conductores, como cual pilotos de carrera, enfrentarse desde la Avenida Lara, hasta la entrada de la Vivienda Popular los Guayos. ¡Por Dios! ¿Sera que estos conductores no entienden que el vehículo que conducen puede sufrir desperfectos y causar –en cualquier momento- un  nuevo accidente como: el causado por otro vehículo de esta línea  dentro de la Urb. Michelena hace un tiempo ya? Pero lo más grave de todo aún no lo comento; y es, que al llegar a la Vivienda Popular los Guayos; los señores conductores y colectores, al arribar al elevado de los Guayos. Se estacionan debajo de la estructura y bloquean -a mano derecha- vía carretera vieja hacia el Roble-las Agüitas con  tres unidades el paso y; de las cuales, bajan a los pasajeros y transbordan a los usuarios –como reces-  al vehículo numero tres detrás de las dos unidades que bloquean el paso. Pero el abuso en proceso no se queda allí. Pues el resto de los vehículos que viene por sus canales  y que han esperando previamente la luz para pasar. En algún momento van a estallar y se producirá una desgracia.  ¿Se imaginan el caos?
Esta historia forma parte del calvario que a diario  deben vivir los usuarios del transporte público en el Municipio los Guayos…

¿Será que alguien –por un momento- se ha detenido a reflexionar que más cerca que lejos se va a producir una explosión, por parte de los usuarios, en respuestas a el maltrato sistemático y pésimo servicio que estos compatriotas prestan?
¿Será que los “propietarios de vehículos y empresa a la cual están asociados” presten atención al hecho de formar “adecuadamente” a estos operadores de servicio y asuman  un mejor comportamiento?
Pienso que lo cortes; no quita lo valiente… se los aseguro que con un mejor servicio y respeto el usuario… les apoyarían y, por simple deducción lógica la incidencia de accidentes y robos a las unidades disminuirían.
El problema del transporte es de Cultura y concepto de Servicio Social…
Notiarte2@gmail.com/ mensajes de texto: 0412-8818389
htpp://delfinmartell.blogspot.com
Prensa: Sonoarte/ Notiarte/ Fundaintegram                     
Twitter:@capsulasonora/@difusionlatina / @luzastral2

Comentarios

Entradas populares de este blog

“SAN BLAS UNA PARROQUIA DE TRADICIÓN EN EL ARTE EN VALENCIA”

Inocente Carreño y su Margariteña (glosa sinfónica) en “Venezuela en concierto… con Delfín Martell” los domingos por la señal de: Valencia953fm